Según el World Economic Forum, existen cinco tendencias que representan la actualidad en materia de trabajo híbrido. Conocer estos conceptos resulta esencial para entender los desafíos de las dinámicas de equipo y la comunicación interna del futuro.

Sobre-empleo (over employment)

Producto de las consecuencias que dejó la pandemia, de un mundo que sufre una guerra, de crisis energética y de inflación, las personas comenzaron a optar por tener más de un trabajo de manera de poder pagar sus cuentas y/o salvaguardar sus ahorros.

Esta situación influye directamente en la calidad de vida: un mayor estrés para poder cumplir con las obligaciones, menos tiempo de ocio y de dedicación para la familia, más horas dedicadas a cada trabajo.

El teletrabajo, sin dudas, habilitó esta posibilidad y no es de extrañar que quienes tienen más de un trabajo también dediquen el fin de semana a completar sus tareas.

Otra característica en esta era digital es la destrucción de barreras geográficas, la flexibilidad en términos de horario o de poder ejercer la actividad desde cualquier lugar que haya conectividad.

El over employment requiere de mucha disciplina y orden para no mezclar tareas y responsabilidades.

Sesgo de proximidad

De acuerdo a un estudio citado por World Economic Forum, el 96% de los ejecutivos en Estados Unidos valoran más el trabajo realizado en la oficina que aquel desarrollado en casa.

Por otro lado, los colaboradores remotos consideran que no están reconocidos de la misma manera que aquellos que trabajan de forma presencial.

Si bien, muchas empresas se movieron hacia una política más flexible que permitió, pospandemia, que las personas posean un esquema de trabajo híbrido y con negociaciones acerca de las horas destinadas en oficina, con ello apareció lo que se denomina el “sesgo de proximidad”.

Los expertos sostienen que este sesgo crea desigualdad y promueve una organización menos equitativa y menos inclusiva, en la que los colaboradores remotos e híbridos sienten que su trayectoria profesional corre por detrás que las de sus compañeros en la oficina, simplemente porque son menos visibles. 

Además, consideran que para nivelar a los equipos y garantizar que todos tengan acceso a las mismas oportunidades, los y las líderes empresariales deben abordar activamente el sesgo de proximidad y generar las condiciones necesarias de un lugar de trabajo más inclusivo y reconocimientos por logros y compromiso más que por cumplir un horario en la oficina.

Capital social o la importancia de los “frolleagues”

Los “frolleagues” (así se denomina en inglés, una mezcla de friends and work colleagues) son colegas de trabajo que se convierten en amigos.

Según el Work Trend Index Pulse Report de Microsoft, el 80% de la Gen Z y de los Milenials considera que los amigos colegas son quienes hacen que la oficina valga la pena.

Pasar varias horas en el lugar de trabajo y la presión que muchas veces trae alcanzar los objetivos, suele derivar en charlas informales y distendidas en las que comienzan a tejerse relaciones que traspasan la puerta y se sostienen fuera del horario laboral.

Si bien esto no es nuevo, pospandemia se extendió aún mucho más,  sobre todo en las generaciones jóvenes.

Renuncia silenciosa o quite quitting

Se trata de quienes hacen lo mínimo indispensable en su horario laboral. La renuncia silenciosa o quite quitting implica que el compromiso, la motivación, la creatividad y/o las ganas de crecer se van opacando hasta que la persona solo cumple con lo básico para lo cual fue contratado. 

Por otro lado, también existe una tendencia de que la gente prioriza un modo de vida más relajado para evitar el estrés o burnout.

Paranoia de la productividad

El home office ha despertado temores infundados en CEOs, quienes consideran que los colaboradores no están realizando lo suficiente desde sus hogares.

De acuerdo a una encuesta aleatoria diaria entre 2500 empleados realizada por Microsoft:

“El papel del gerente se vuelve aún más importante en el trabajo híbrido. Nuestros hallazgos muestran una brecha entre las expectativas de los gerentes y los empleados, pero las conversaciones uno a uno crean confianza y les dan a las personas la confianza para adoptar su versión de trabajo híbrido flexible”.

En todas y cada una de las tendencias que reflejan el presente en el trabajo híbrido, la Comunicación Interna debe tomar un rol protagónico, estableciendo una conversación y feedback de manera continua, brindando información y siendo transparentes entre lo que la compañía pregona (employer branding) y las necesidades de los colaboradores (employer experience) y generando espacios de intercambio para conversar sobre estos nuevos desafíos que se plantean.

En esta nueva era es necesaria la construcción de confianza y la flexibilidad. Sin dudas, la comunicación interna se convierte en aliada en estos nuevos modos de trabajar.

Desde Oxean, podemos acompañar a tu organización a delinear el mejor camino para que tus colaboradores estén comprometidos y motivados y los líderes confiados en sus equipos.

¡Agendemos una reunión!

También puedes contactarnos mediante